HISTORIA, ARTE Y DISEÑO PARA ESCUELAS DE ARTE

La elegancia del fauvismo y el estallido y la sublimación del color

in Ilustración by

El Fauvismo tuvo el privilegio de ser la primera de las revoluciones artísticas del nuevo siglo, el primer movimiento pictórico de vanguardia con el que se inauguró el siglo XX. En realidad, sus aportaciones no fueron estructurales, no afectaron a la esencia misma del arte, no resultó un estilo revolucionario que aportara innovaciones sustanciales al arte, como hicieron las vanguardias posteriores, como el Cubismo, el Surrealismo, el Expresionismo o la Abstracción.

El Fauvismo fue una conclusión a la revolución estética que conllevó el Impresionismo, el cual transformó el arte de finales del XIX con sus fulguraciones en luminosas manchas de color, con su nueva manera de ver la naturaleza y plasmarla en pequeñas pinceladas vibrantes, con la atomización de los colores primarios y secundarios y la composición moderna del cuadro, con sus osados puntos de vista, cortes fotográficos, perspectivas insólitas, temas cotidianos, paisajes, exaltación cromática y el esbozo de la forma.

Matisse. Armonía en rojo

Será esencialmente estallido de color, plasmado en manchas que se harán grandes y extensas, a través de paisajes urbanos y rurales, o en figuraciones de la vida cotidiana, con atrevidas perspectivas aéreas de punto de vista muy alto. En definitiva, una pintura amable, armoniosa y muy decorativa, con exaltación del color que actúa con plena independencia y vida propia, volviéndose arbitrario y no concordando a veces con las líneas del dibujo al salirse del marco. El Fauvismo será un arte por el arte en un grado más intenso que lo fue el Impresionismo. Supondrá, en suma, una sublimación del color.

En el Salón de Otoño de 1905, tendrá lugar la primera exposición de este grupo, que desde entonces se denominó fauves, que quiere decir literalmente fieras, debido al crítico de arte Vauxcelles, refiriéndose a una estatua italiana que había en la sala, dijo la conocida frase Donatello parmi les fauves (Donatello entre las fieras).

Matisse. La danza

La frase resulta demasiado agresiva para definir la obra de estos pintores que no tenían nada de agresivos, para denominar a unos artistas que siempre pretendieron agradar al público haciendo una pintura amable y atractiva.

Esto es precisamente lo que les diferencia de otros movimientos vanguardistas cercanos en el tiempo, como sucede con los expresionistas de Die Brücke o El Puente, desarrollado en Alemania, que no pretendieron gustar sino hacer un arte comprometido, aunque fuera desagradable, alterando la sensibilidad del espectador.

Vlaminik. Berges de la Seine à Chatou

El grupo fauvista no tiene ninguna escuela, ni tiene programa concreto, como tuvieron en su momento los impresionistas o como tendrían posteriormente los cubistas, futuristas o surrealistas. Solo son un grupo de pintores unidos por una labor artística común. Este movimiento, esteticista, hermoso, amable, colorista, que inició el siglo y las vanguardias en una sinfonía de color, entraría en crisis en 1907 con el primer movimiento revolucionario, demoledor, en un sentido destructivo, de todo lo que había sido el arte anterior, el Cubismo.

El Fauvismo nace en la Francia de primeros de siglo. En el París de 1900 late el pulso artístico de la época, en él nacerán la mayoría de las Vanguardias históricas. Artistas de todo tipo y condición, como Toulouse-Lautrec, Bonnard, Vuillard, Maillol, Rodin, Odilon Redon, Matisse, Signac, Picasso, Braque, Cézanne, Monet y tantos otros, pasan o viven en el París finisecular, instalando su estudio más o menos itinerante, pero sobre todo hallando en él sus musas inspiradoras.

Derain. El faro de Collioure

El París alegre, vital, culto y bohemio de la Belle epoque otorgará generosamente hospitalidad a propios y extraños. Siglos de cultura madurada darán frutos extraordinarios en las primeras décadas del siglo, permaneciendo perennes aquellas artes que por su naturaleza fueron realmente decisivas para la humanidad. En este contexto parisino, el Fauvismo resultará un arte de su tiempo; eminentemente francés, será un movimiento que representará la hermosa época – tan corta, tan efímera, tan irreal, tan bella – que precedió a la Primera Contienda Mundial.

Ana María Preckler | Vía Hechosdehoy

Para completar, echadle un vistazo a este video.

Imprimir

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Ilustración

Historia del cartel

Con la invención de la litografía por Alois Senefelder en los años
Ir Top