HISTORIA, ARTE Y DISEÑO PARA ESCUELAS DE ARTE

Comentario sobre Las Meninas de Velázquez

in Fundamentos del Arte by

Como hemos comentado en clase, os pongo un ejemplo de un comentario de una obra artística tipo PAU, tal y como lo ha establecido la coordinación de la prueba en el caso de Canarias. Observad bien la estructura del mismo, pues será la que utilizaremos para trabajar en la parte práctica.

IDENTIFICACIÓN.

Las Meninas –o como era conocida en su momento, La familia de Felipe IV- es una de las obras más significativas de la producción del pintor barroco español Diego de Velázquez. Se trata de un óleo sobre lienzo pintado hacia el año 1656 y que se encuentra actualmente en el Museo Nacional del Prado.

DESCRIPCIÓN Y COMENTARIO.

Estamos ante una de las obras maestras de la historia del la pintura. El tema representado es muy simple reflejando una escena común de Palacio en el que la infanta doña Margarita, acompañada de su corte de Damas, que reciben el nombre de Meninas, bufones y otros personajes de la corte visitan el estudio del pintor Velázquez en Palacio, donde se encuentra éste frente a un lienzo retratando a los reyes, Felipe IV y Mariana de Austria, reflejados en el espejo de la pared del fondo.

Velázquez logra reflejar con extraordinaria maestría una escena de movimiento paralizado, que, como si de una cámara fotográfica se tratase, ha dejado inmortalizado un instante fugaz visible en las distintas actitudes de los personajes: el bufón Nicolás Pertusato jugando a poner el pie sobre el lomo del perro, la menina María Agustina Sarmiento acercando la bandeja con una jarra con agua a la infanta, la mirada atenta del pintor a sus modelos mientras los retrata, la conversación de los personajes del fondo y la entrada del aposentador José Nieto por la puerta del fondo.

La escena se desarrolla dentro de una habitación amplia iluminada por dos focos de luz, uno situado en primer término que entra por una ventana lateral a la derecha del espectador y el segundo se cuela a través de la puerta abierta del fondo. Los personajes se disponen en distintos planos de profundidad de manera que en el plano más próximo al espectador se sitúan dos bufones y un perro, en el intermedio la infanta, ocupando el centro del cuadro, y sus doncellas o meninas a ambos lados, justo detrás el pintor y un poco más alejado un grupo formado por dos personas de la corte mientras que en el fondo, justo en el punto de fuga, se sitúa José Nieto, aposentador de Palacio, quien se ve a través de una puerta descendiendo por una escalera para acceder a la estancia. El espejo del fondo nos abre un ultimo plano ficticio donde se sitúan los reyes y que estaría delante de los personajes del cuadro, justo en el lugar ocupado por el espectador.

Toda la estancia aparece bañada por la luz que parece rodear a los personajes dando muestras Velázquez en esta obra de su dominio de la perspectiva aérea, de manera que los contornos de las figuras se hacen más borrosos en la medida que se alejan del espectador como consecuencia del aire que les rodea.

Nos encontramos ante un excepcional retrato de grupo, el de la infanta, los personajes de la corte representados y del propio pintor quien aparece ejercitando su oficio de pintor de la corte retratando a los reyes reflejados en el espejo. Hay que ver en este hecho un reivindicación por parte de Velázquez del oficio de pintor, de su entidad superior frente al resto de las artes al no tratarse de un oficio y que, por lo tanto, no debía de ser un impedimento para el deseo de ascenso social de Velázquez, ascenso que lograría al nombrarlo el rey caballero de la Orden de Santiago tan como queda acreditado en la cruz de Santiago que pinta en su pechera.

Diego Velázquez (1599- 1660) nació en Sevilla, donde recibió formación en el taller de Francisco Pacheco. Convertido pronto en pintor del rey Felipe IV, tendrá la oportunidad de estudiar las colecciones reales y, a partir de sus viajes a Italia, a los grandes artistas “in situ”, circunstancias que sabiamente sabrá aprovechar para ir elaborando un estilo cambiante y evolutivo en el que se iba superando a sí mismo. Su técnica, utilizando el óleo, experimenta una prodigiosa evolución desde la pincelada fina, de potentes volúmenes y calidades hiperrealistas, hacia otra deshecha, verificada con grandes manchas, “impresionista”. Su temática es abundantísima, pintando mitología, pintura de Historia, de género, paisaje, retratos y religiosa.

FUNCIÓN Y SIGNIFICADO.

Se trata de un retrato de la familia del rey Felipe IV y, por tanto, su función podría ser netamente decorativa, ya que fue uno de los cuadros más preciados e íntimos del monarca. En cuando a su significado, estamos ante una verdadera alegoría del oficio de pintor y donde Velázquez hace apología de sus cualidades técnicas para redefinir el concepto de retrato, siendo éste en realidad una auténtica lección de pintura, donde la infanta y su séquito se convierten en cómplices de un instante en el que el pintor sevillano retrata a Felipe IV y su esposa, Mariana de Austria.

Descárgate el comentario en PDF AQUÍ

Imprimir

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Fundamentos del Arte

Ir Top