HISTORIA, ARTE Y DISEÑO PARA ESCUELAS DE ARTE

1p

Comentario: ‘Templo expiatorio de la Sagrada Familia’ de Gaudí

in Fundamentos del Arte by

En 1883, Gaudí, con 32 años, aceptó continuar con el templo expiatorio, iniciado en clave neogótica por el arquitecto Paula del Villar y financiado por donaciones de los fieles.

Descripción y comentario

Pensado y concebido con el espíritu de las grandes catedrales medievales, Gaudí lo convirtió en la obra de su vida y en ejemplo único de una nueva arquitectura que aplica la geometría para emular las formas de la naturaleza; todos los elementos, desde las columnas hasta los ventanales, surgen a partir del cálculos exhaustivos, y a la luz conservan el más profundo simbolismo religioso.

En cuanto al exterior, nos encontramos ante un edificio ligero, vertical, presidido por 18 torres cuya media es de 100 metros de altura, y rodeado por un singular claustro. Tres grandes fachadas acogen cuatro torres campanario cada una, dedicadas a los 12 apóstoles; sobre el cimborrio, la torre de Jesucristo, de 170 metros de altura; rodeándola, la torre de la Virgen sobre el ábside y las cuatro torres de los Evangelistas.

Los huecos de las torres campanario, de ventanales calados, cuentan con pestañas inclinadas para difundir el sonido y están diseñadas para albergar unas campanas tubulares. Gaudí experimentó exhaustivamente, incluso estudió música gregoriana para proyectar las torres. Gaudí impregnó cada elemento, cada ornamento, cada detalle, de un profundo simbolismo religioso.

El exterior simboliza, a través de sus 18 torres, la esencia de la Iglesia Católica_ Jesucristo, María, los apóstoles y los evangelistas. Las fachadas, a la manera de un libro escrito en piedra, narran: el Nacimiento, al este se describe la infancia de Jesús; la Pasión –esculpida por J. M. Subirachs-, al oeste se describe su muerte; y la Gloria, al sur se explica el camino a la Redención. Y el interior, soportado por más de 50 columnas –las iglesias de todo el mundo-, hace referencia a la Jerusalén celestial.

En cuanto al interior, la planta de cruz latina sigue los parámetros góticos: un cuerpo central de cinco naves, transepto de tres naves con portadas en ambos extremos, ábside con deambulatorio de siete capillas poligonales y cripta.

Para Gaudí, el interior del templo imita a un bosque. Las columnas son troncos que se abren en ramas que sostienen copas frondosas. La luz de los ventanales se filtra a través de los árboles y también, a diferentes alturas, entre los claros de los ramajes. Las columnas inclinadas se ramifican con la finalidad de que las ramas sostengan la cubierta en diferentes puntos. Las bóvedas se apoyan en estas ramificaciones y presencien de los contrafuertes exteriores. Este planteamiento divide las cargas y las desvía hacia la base.

Las bóvedas son superficies estrelladas, resultado de atrevidas combinaciones de figuras geométricas (hiperboloides, helicoides, conoides…). Plásticamente engendran un juego de estrellas contrapuestas, de vacíos y llenos, de formas abiertas o cerradas, que alcanza su máxima belleza cuando la luz “resbala” por sus superficies. Este nuevo orden arquitectónico es conocido como sistema arborescente, y es la superación de las limitaciones del Gótico. Gaudí deseaba que, al entrar en el templo, los fieles tuvieran una visión unitaria que abarcara hasta el fondo del ábside y que la mirada se dirigiera hacia el presbiterio, definido por un semicírculo de columnas y presidido por un altar mayor elevado a causa de la cripta subterránea. El altar mayor culmina en un gigantesco Pantocrátor, realizado en mosaico e iluminado por luz cenital.

Identificación

Nos encontramos ante el Templo expiatorio de la Sagrada Familia, obra del arquitecto Antoni Gaudí (1852-1926). Esta obra se encuentra en Barcelona y se construyó entre 1883 y 1926, aunque actualmente no se ha finalizado.

Construida la cripta, un donativo excepcional hizo posible ampliar el proyecto que a durar generaciones. Gaudí afirmaba: “Sé que el gusto personal de los arquitectos que me sucederán influirá en la obra, pero esto no me duele; creo que incluso beneficiará al templo, marcará la variedad del tiempo dentro de la unidad del plano general”. Al final de su vida, se dedicó a elaborar incansablemente aquella traza general que debía guiar a las siguientes generaciones. En 1936, sin embargo, un incendio destruyó todos sus dibujos y notas y sólo quedaron los modelos de yeso. Muchos años más tarde, los avances de la informática y la laboriosa investigación han permitido desvelar las leyes geométricas que animan sus estructuras, y continuar la obra según los parámetros que estableció.

Antoni Gaudí se formó como arquitecto en pleno historicismo, durante el auge de los revivals históricos, especialmente del arquitecto francés Viollet Le Duc (1814-1879), que recuperó la lógica constructiva del Gótico. La otra gran tendencia que marcó su contexto fue el Art Nouveau o Modernisme en Cataluña, que coincidió con el resurgimiento de la conciencia nacionalista. Gaudí intentó superar las limitaciones del gótico estructural recurriendo a la naturaleza (no sólo a su potencial ornamental como los modernistas, sino a su capacidad creadora de estructuras). Algunas de sus principales obras son el Parc Güell (1900-1914), la Casa Milà (1906-1912) o la Cripta de la iglesia de la Colonia Güell (1908-1917).

El desarrollo industrial de Cataluña no se quiebra con la Primera Guerra Mundial, sino que se mantiene y se crea, entre la enriquecida burguesía, un ambiente fácil y sin preocupaciones y un modo de vida jovial y alegre con un futuro prometedor. Todo ello en los más diversos aspectos de la vida de Barcelona, ciudad que recoge los frutos de ese desarrollo. Este clima de seguridad y vigor inspira el fenómeno cultural de la Reinaixença en su intento nacionalista y renovador por incluir Cataluña en las corrientes estéticas europeas y el Modernisme alcanza arquitectónicamente un desarrollo y una vigencia mayores que en otros lugares, pues se prolonga hasta los años veinte. Característica del Modernisme es el acento neogótico de muchas de sus obras, consecuencia del nacionalismo de la burguesía catalana que pretende encontrar en lo medieval un esplendor modélico.

Función y posible significado

En cuanto a su función, al ser un templo, es religiosa. Gaudí concibió la Sagrada Familia a partir de la tradición de las catedrales góticas y bizantinas. Con la arquitectura y la belleza del edificio quería expresar las creencias cristianas, y comunicar a todo el mundo el mensaje evangélico. Consiguió una simbiosis entre forma y simbolismo cristiano, con una peculiar arquitectura generada por estructuras, formas y geometrías nuevas pero de gran lógica e inspiradas en la naturaleza, con un importante protagonismo de la luz y del color. El significado de la Sagrada Familia se comunica con la forma y la expresividad de la arquitectura, de las imágenes y los conjuntos escultóricos.

DESCÁRGATE EL COMENTARIO EN PDF AQUÍ

Imprimir

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Fundamentos del Arte

Ir Top