HISTORIA, ARTE Y DISEÑO PARA ESCUELAS DE ARTE

La brujas de Goya se visten de modernidad

in Cultura y Literatura by

Todos los pintores han necesitado siempre a un maestro, un mentor que les enseñe a caminar a través de la historia del arte. Eso no excluyó a artistas como Goya, quien se fijó en Velázquez, ni a Picasso, que miró a Goya. La artista mexicana Denise de la Rue siguió esa estela con el fin de estudiarlos y comprender su obra. “Los interroga hasta estrujarlos, para que sigan respondiendo a muchas preguntas que, en este mundo loco, parecen más vigentes que nunca”, declara Flavia Hohenlohe, comisaria de la exposición Brujas. Metamorfosis de Goya, en el Museo Lázaro Galdiano.

El punto de partida lo constituye Asuntos de Brujas, la serie de seis cuadros realizada por Francisco de Goya entre 1797 y 1798, para decorar los salones de la Duquesa, en el palacio de ‘El Capricho’, por encargo de los duques de Osuna. El conjunto pintado por el aragonés constaba de seis obras: El Aquelarre y Las Brujasdel Museo Lázaro Galdiano, Vuelo de Brujas situada en el Museo del Prado y El hechizado por fuerza de la National Gallery de Londres. Las dos restantes, La cocina de los brujos y Don Juan y el Comendador, se dispersaron en 1896 y, actualmente, se desconoce su paradero.

Inma Cuesta y Goya. A partir de Francisco de Goya. ‘Las Brujas’, hacia 1798. © DENISE DE LA RUE, 2017

De la Rue, antes de hacer la reinterpretación de la serie de Goya, investigó acerca del verdadero significado de la palabra bruja. “Es mujer de poder, con sabiduría. En el medievo es la primera vez que se tiene conocimiento de una ‘bruja’, a la que quemaron. En realidad era una mujer muy libre: mágica, poderosa, que curaba y expresaba su sexualidad libremente, y por eso las sociedades patriarcales las oprimían, porque les tenían miedo. Decidí darle esta mirada a las brujas: no la bruja fea, mala, retorcida y negra. Sino una mujer que esté en contacto con la fuerza de la tierra, con su fuerza femenina”.

Esta artista contemporánea decidió fotografiar a sus ‘brujas’ particulares. En la sala encontramos imágenes impresas en un lienzo especial que funciona como una caja de luz, para continuar en el medio material de Goya, que corresponderían a las cuatro obras conservadas de la serie. Así se crea una conexión histórica entre dos siglos el XVIII y el XXI. Respecto a las obras perdidas, Denise las ha materializado en tules grises con manchas negras, a partir de antiguas fotografías. “Con el tul conseguí recrear el tema de lo inexistente y onírico, que evoca un estilo fantasmagórico, recreando un universo de varias dimensiones”, aseguró De la Rue.

Maribel Verdú y Goya. A partir de Francisco de Goya. ‘El Aquelarre’, hacia 1798. © DENISE DE LA RUE, 2017

En estas fotografías de gran formato surge un diálogo entre las obras de Goya y seis icónicas actrices españolas. Maribel Verdú forma parte de El Aquelarre, Inma Cuesta de Las Brujas, Bárbara Lennie de El hechizado por la fuerza, Adriana Ugarte de Vuelo de Brujas, Verónica Echégui de La cocina de los brujos y Macarena García de Don Juan y el Comendador. La artista mexicana las eligió porque “en ellas vi esa cualidad de brujas: una mujer de poder que cumple sus objetivos, que trabaja y se expresa, que construye y destruye en sus papeles”.

“La metamorfosis es evidente. Por un lado encontramos el origen, los cuadros de Goya, y por otro, la interpretación de Denise desde una perspectiva contemporánea. La evolución de Goya 200 años después. Además llega a un público muy amplio porque abarca varios puntos como son la pintura, el cine, la moda y la música”.

Belén Figueira | Vía El Mundo
Imprimir

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Cultura y Literatura

Seurat y el puntillismo

Hacia 1880 la experiencia de los impresionistas empezaba a agotarse. Relacionado
Ir Top