HISTORIA, ARTE Y DISEÑO PARA ESCUELAS DE ARTE

Dalí y Óscar Domínguez, La persistencia de la memoria y la Máquina de coser electrosexual

in Fundamentos del Arte by

La persistencia de la memoria es una de las obras más conocidas del genio español Salvador Dalí (1904-1989). Este óleo sobre lienzo fue realizado en 1931 y se encuentra actualmente en el MoMA de Nueva York. Pertenece al estilo surrealista, del que Dalí fue, sin duda, uno de sus grandes exponentes.

Dalí pinta un paisaje solitario con una playa y unos acantilados al fondo. A la izquierda de la composición, y en primer plano, aparece un trozo de piedra rectangular con dos relojes encima: uno metálico, sobre el que hay un montón de hormigas; y otro que, doblado en el margen de la piedra y con una mosca sobre el vidrio, ofrece una inusual consistencia blanca.

Sobre la misma piedra hay también un tronco de olivo completamente seco, con un reloj blanco colgando de una de sus ramas. Por detrás de la piedra aparece una plataforma, quizá de manera y pintada de color azul, que conecta con el fondo marino. Finalmente, en el centro de la composición, un tercer reloj blando se amolda a un extraño rostro humano que parece estar durmiendo.

El sentido irreal del lienzo es reproducido por el pintor con un dibujo muy meticuloso, visible tanto en la composición general de los elementos como en los detalles, en los cuales es evidente la predilección por la línea. La luz es proyectada a través de un foco no visible, situado fuera de la tela, en la parte superior derecha.

Los colores, aplicados por medio de una pincelada plana y precisa, tienen una gran brillantez. Cromáticamente, predominan las tonalidades ocres y azules.

La persistencia de la memoria evoca el eterno problema del paso del tiempo utilizando una escena completamente irracional, procedente del mundo inconsciente de los sueños. En este sentido, el rostro del centro de la pintura es una aproximación del perfil del propio Dalí durmiendo, iconografía que había utilizado en otros cuadros de la misma época como El gran masturbador. Del mismo modo, aparecen otros elementos iconográficos recurrentes en la obra daliniana, como las hormigas y las moscas.

Los relojes son los protagonistas de la obra y los que mejor representan la angustia de controlar el tiempo. En relación con este concepto está la memoria, que permite al hombre hacer que lo pasado siga vivo: los recuerdos.

Dalí pintó este lienzo al principio de su etapa surrealista, y con él inicia su método paranoicocrítico, consistente en cultivar visiones auténticamente engañosas, tal como sucede en la paranoia clínica.

Por otro lado, Óscar Domínguez es uno de los artistas canarios más internacionales y cosmopolitas. Nacido en La Laguna, Tenerife, en 1926, marchó muy joven a París, cuando apenas tenía 21 años. Allí pronto se vio atraído por el mundo bohemio de la creación artística, pasando a engrosar el núcleo de la llamada Escuela de París, sin que ninguna de las vanguardias más activas del momento le atrajera claramente. Sí lo hará, en cambio, el movimiento surrealista, en buena medida gracias a la estrecha amistad que le unión a Eluard y Breton. Desde ese momento su obra se encuadra plenamente en la estética surrealista a la que enriqueció con la llamada técnica de la decalcomanía, consistente en manchar de gouache la superficie del papel, doblándolo posteriormente para que la presión de las manos sobre el mismo consiguiera configurar una textura irregular y extraña en la imagen, que la acercase más fácilmente al mundo de los sueños, tema éste que será siempre un referente en la obra de Domínguez.

Por lo demás, sus obras responden perfectamente al criterio básico que caracteriza la estética surrealista, en la que no faltan las imágenes subvertidas, las referencias sexuales y oníricas y una pintura de formas claras donde prevalece el trazo nítido del dibujo. Domínguez se suicidará en su estudio de París en 1957.

La Máquina de coser electrosexual refleja uno de los objetivos de la pintura surrealista: violar radicalmente el orden natural o social establecido de las cosas asociando elementos irreconciliables. El cuerpo mutilado de una mujer tendida boca abajo es devorado por una planta carnívora mientras que sobre su espalda cae un hilo de sangre vertido desde la cabeza de un toro. La obra entremezcla la sangre, el sexo y el sadismo en un erotismo salvaje inspirado en el universo daliniano.

En esta obra se aprecian algunos de los elementos frecuentes en las obras surrealistas de Óscar Domínguez: los objetos mecánicos, animales, insectos, escenas de tauromaquia, representaciones femeninas, elementos del subsuelo, paisajes cósmicos, esoterismo, objetos eróticos (latas de sardinas, abrelatas, cerraduras), los juegos infantiles (cometas, diábolos) y elementos destructivos (revólveres, máquinas y flechas).

Imprimir

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Fundamentos del Arte

Hergé y Tintín

Georges Remi, Hergé, nace el 22 de mayo de 1907 en Etterbeek
Ir Top