HISTORIA, ARTE Y DISEÑO PARA ESCUELAS DE ARTE

La pintura simbolista

in Fundamentos del Arte/Ilustración by

El año 1886 se considera el año oficial del nacimiento del movimiento simbolista, con la publicación del “Manifiesto del simbolismo” en el diario Le Figaro por parte del poeta Jean Moréas.

Arnold Böcklin, La isla de los muertos, 1880, Basilea, Kunstmuseum. El suizo Böcklin (1827-1901) pintó numerosas versiones del viaje ultraterreno de un alma, reconocible por la capa blanca que la envuelve. Una pequeña chalupa se desliza por un mar en calma y sin límites, y se aproxima con silenciosa lentitud a una isla misteriosa, de altas orillas rocosas. Los cipreses altos y oscuros son la referencia tradicional a los cementerios; también las arquitecturas que se intuyen hacen pensar en las construcciones de los camposantos.

No es por casualidad que 1886 fuera también el año de la última exposición colectiva de los impresionistas: el simbolismo, versión visual sofisticada y elitista de los movimientos literarios contemporáneos, nació en oposición a las imágenes vivas, verdaderas y concretas de los impresionistas: los simbolistas querían superar el aspecto banalmente visual y material de la realidad para indagar nuevos horizontes, descubrir la verdadera razón del ser para hacerla comprensible a todos.

Fernand Khnopff, El arte o La esfinge, 1896, Bruselas, Musées Royaux des Beaux-Arts. La multiplicidad de las posibles interpretaciones era una característica del simbolismo, corriente de la que Khnopff (1858-1921) fue uno de sus protagonistas.

El nombre del movimiento deriva del griego y significa “relacionar”, alude a las referencias y cadenas de significados entre imágenes aparentemente alejadas. El simbolismo se difundió por toda Europa, pero sin crear un estilo común, con resultados bastante diferentes, relacionados con la influencia de escritores como Oscar Wilde, Maeterlinck, Huysmans y D’Annunzio, y de pensadores como Schopenhauer, Freud y Bergson en sus respectivas naciones; por otro lado, el agudo y a veces neurótico individualismo fue otra característica del simbolismo.

Gustave Moreau, La aparición, 1876, París, Musée Gustave Moreau. La abundancia de referencias exóticas y la mezcla entre misticismo y eros eran algunas de las características del pintor parisino (1826-1898), en estrecho contacto con los escritores de finales de siglo.

A principios del siglo XX, a partir del simbolismo, se desarrolló un nuevo gusto, con características similares pero nombres diferentes en diversas naciones: Jugendstil en Alemania, Art Nouveau en Francia, modernismo en España y Liberty en Italia. Era un estilo elegante y decorativo, más aplicado a las artes decorativas que a la pintura, que extraía muchos motivos del mundo natural, utilizaba profusamente las líneas onduladas y sinuosas.

Imprimir

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Fundamentos del Arte

El neoplasticismo

La «revolución cubista» tiene en Holanda una incidencia especial gracias a la
Ir Top